Otros esfuerzos diplomáticos para mitigar el COVID-19: el caso del Movimiento de países no alineados

Mientras que los presidentes Trump y Xi Jinping se enfrascan en una lluvia de señalamientos y acusaciones, el mundo observa que la pandemia llega a todos sus rincones y algunos países, como es el caso de los que forman el Movimiento de países no alineados (MNOAL, por sus siglas en inglés), se reagrupan para buscar coincidencias y formar un solo frente contra la pandemia del Covid-19. Este grupo se originó durante la segunda mitad del siglo pasado por la confrontación geopolítica entre Estados Unidos y la Unión Soviética conformando un grupo de países que se oponen a una hegemonía, declarándose neutrales frente a las confrontaciones de las potencias. Es interesante advertir que algunos actores de la comunidad internacional se organizan no sin ciertas dosis de escepticismo, mientras el resto se allana al acompañamiento de organismos internacionales. El 4 de mayo pasado, desde Azerbaiyán, se llevó a cabo la reunión virtual de los paises integrantes del MNOAL donde al menos 15 Estados de los grupos regionales -África, Asia-Pacífico, América Latina y el Caribe y Europa del Este- estuvieron representados. Desde ahí, enviaron un importante mensaje al mundo en estoS tiempos de crisis e incertidumbre política. La relevancia que adquiere la Declaración de la Cumbre Virtual a nivel de Grupo de Contacto del Movimiento de Países No Alineados en Respuesta a la COVID-19, disponible en este link ciertamente es alta para estos tiempos de infodemia y de caos informativo donde cada vez se incendia más el debate digital. Justo uno de los puntos de acuerdo es recordar la importancia de la cooperación internacional además de formular una condena hacia Estados que ejecutan políticas unilaterales afectando la capacidad de respuesta y resiliencia a los Estados miembros de este movimiento. Más importante aún, el grupo auspicia esfuerzos, coordinados por región a través de un Task Force del Movimiento de los Países No Alineados, en la elaboración de una plataforma que incluya datos que ayuden a ordenar insumos y permitan ejecutar proyectos de responsabilidad social y la entrega de paquetes de ayuda en sectores como la salud y la economía, especialmente entre los Estados miembros. La Unión Europea, ha acompañado la propuesta con una reorientación de sus programas con sus vecinos para favorecer las líneas de crédito que existen con estas naciones. Por otra parte este movimiento que aglutina a 120 países, expresó que así como el grupo de los 20 se reunió para fijar una postura frente a la pandemia, es necesario sesionar extraordinariamente en las Naciones Unidas para que todos los países tengan representación y todos escuchen las necesidades de cada miembro. Este llamado que lanza el movimiento es extraordinariamente importante dado que se inserta en un esfuerzo semejante, promovido por México, para reducir la incertidumbre que genera la desigualdad estructural de la comunidad internacional en relación con el acceso oportuno a tratamientos, equipos y eventualmente vacunas. Desde que sesionó el Grupo de los 20 de manera virtual, el Canciller de México, Marcelo Ebrard, anunció que el presidente López Obrador había propuesto que la Organización de las Naciones Unidas garantizara a los Estados miembros que todos tengan acceso igualitario al equipo médico y vacunas contra el Covid-19 y en consecuencia evitar que el mercado lucre con las necesidades sanitarias. Volviendo a la Cumbre virtual de Azerbaiyán, uno de sus grandes aciertos ha sido el compartir prácticas acerca de la actuación sanitaria en cada país. Malasia, Vietnam, Nepal y Palestina, entre muchos otros, compartieron sus expectativas no solo sanitarias, sino que también enfatizaron las medidas que adoptan para sortear las crisis económicas que sufren ya con anterioridad pero que la pandemia se han agudizado. Estos testimonios han servido para que en la declaración del movimiento se asiente el esfuerzo que en conjunto estarán gestando para ayudar a los miembros que siguen al margen enfrentando desafíos en su infraestructura turística y productiva y lograr aportaciones económicas así como programas de asistencia multilateral. Si bien numerosos países han logrado sentarse virtualmente y empujar acuerdos relevantes para enfrentar la pandemia, esto apenas augura una nueva era de cooperación multilateral que, por fortuna, ubica ya a la protección de la salud y de la economía como prioridades igualmente fundamentales. Rodrigo Ehlers Figueroa

Experto en logística y eventos se ha desempeñado en diversas misiones diplomáticas en México, como España, Sudáfrica, Argentina y Brasil, asesor en giras y eventos en la oficina del secretario de Educación Pública, hoy se encarga de la relación con medios y comunicación en la Embajada de Brasil en México, activista medio ambiental y un amante de la bicicleta. Licenciado en Relaciones Internacionales, por la Universidad Nacional Autónoma de México y líder juvenil por la carta de la tierra Naciones Unidas 2011.

Otros esfuerzos diplomáticos para mitigar el COVID-19: el caso del Movimiento de países no alineados