Tik Tok, el refugio de las fake news en la guerra

Colaboración publicada originalmente en El Economista. La desinformación y la propagación de noticias falsas destinada principalmente a audiencias jóvenes han encontrado resguardo en TikTok. Hoy, la aplicación cuenta con más de mil millones de usuarios. Desde el comienzo del conflicto entre Rusia y Ucrania, cientos de miles de videos en todo el mundo se han subido a la aplicación. La revista The New Yorker, ha denominado este fenómeno como “la primera guerra TikTok del mundo”. Esta aplicación se ha colocado como la principal fuente de información entre los jóvenes. Según datos de Statista, el 53% de los creadores de videos en TikTok en el mundo tienen entre 18 y 25 años de edad (2021). En EEUU, los usuarios entre 10 y 19 años representan el 25% según la misma fuente y según Bloomberg, aproximadamente el 30% de los usuarios franceses son menores de 18 años, al igual que un tercio de los usuarios italianos y casi una cuarta parte de los usuarios alemanes. Un estudio realizado por NewsGuard, una plataforma de periodismo y tecnología especializada en combatir la desinformación y las noticias falsas, ha revelado que TikTok ha estado exponiendo y proporcionando desinformación sobre la guerra a los nuevos usuarios en cuestión de minutos, incluso, sin buscar contenido relacionado con la guerra entre Rusia y Ucrania. En un momento en que la disputa mediática y propagandística son tan importantes como la disputa bélica, la información como las plataformas para su difusión se tornan claves. El algoritmo busca que los usuarios se mantengan en la aplicación el mayor tiempo posible por lo que el filtro “Para ti” dentro de de la aplicación, se convierte en un terreno fértil para la difusión de fake news. Entre las afirmaciones falsas más virales que encontró el estudio realizado por NewsGuard, fueron que “Ucrania está dirigida por una junta neonazi”, que “EEUU tiene laboratorios de armas biológicas en Ucrania”, que “Vladimir Putin y Rusia no son los agresores en este conflicto y que EEUU orquestó la revolución de 2014 en Ucrania”, que “las fuerzas estadounidenses están en camino a Ucrania” y las imágenes del “Fantasma de Kiev” derribando seis aviones rusos, cuando en realidad se trataba de imágenes obtenidas del videojuego Digital Combat Simulator. Tras su papel en el actual conflicto, el escrutinio sobre TikTok aumentará considerablemente, como lo fue con Facebook de Marck Zuckenberg por su papel en los comicios presidenciales en EEUU en 2016 y el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea en 2016, el Brexit. TikTok ha estado bajo presión por parte de legisladores estadounidenses y los funcionarios ucranianos para frenar la información errónea rusa sobre la guerra, especialmente de medios patrocinados por el estado ruso, como Russia Today y Sputnik. Si bien aseguran que destinan cada vez más recursos a monitorear contenido engañoso sobre la guerra, la naturaleza de su algoritmo obstaculiza esto. TikTok es propiedad de ByteDance, un conglomerado de internet chino y el gobierno chino cuenta con una participación del 1% y uno de los tres puestos en su directorio. Sin embargo, TikTok no está disponible en China y la versión con la que se hace presente en ese mercado es Douyin, un servicio similar pero que prohíbe contenido “sensible” debido a leyes y regulaciones en China que restringen una amplia gama de contenidos, como lo documentó un estudio de la Universidad de Toronto, a través de su herramienta Citizen Lab. Bajo este escenario, TikTok censura para el mercado chino y, por otro lado, propaga fake news para el mundo. La democratización de la edición y el contenido ha devenido también en la democratización de las mentiras. Emerson Segura Valencia Actualmente se desempeña como Asesor Parlamentario en el Senado de la República. Anteriormente, fue investigador en el Centro de  Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de la República y también fue Asesor de la Comisión de Relaciones Exteriores, Organismos Internacionales del mismo Senado. Se desempeñó como investigador en el  CII del Instituto Matías Romero de la SRE.  Es egresado de la Licenciatura en Relaciones Internacionales por la UDLA y cuenta con estudios en Análisis Político por el CIDE.

Tik Tok, el refugio de las fake news en la guerra