Identidad nacional y papel moneda

Las monedas y los billetes son algo más que un medio para realizar transacciones, adquirir bienes y servicios, pagar las cuentas y otras faenas comerciales y financieras. Constituyen un importante elemento de identidad nacional que evoca el orgullo, la singularidad y la pertenencia a una colectividad. Baste echar una mirada a la iconografía de los billetes -y de las monedas- para identificar personalidades que allí aparecen -trátese de individuos notables o de especies animales y vegetales autóctonos-, símbolos que los acompañan, dibujos, colores, texturas. El papel moneda no sólo pasa de mano en mano, también comunica, fomenta valores, recrea historias, rinde tributo a héroes, científicos, escritores, artistas que han puesto en alto el nombre de sus respectivas naciones ante el mundo, y que llenan de orgullo a sus paisanos. Claro que también hay billetes que portan efigies de dictadores con el consabido culto a la personalidad. Con todo, el circulante es una expresión soberana para los países -de ahí que haya resultado tan polémica la decisión de siete naciones de adoptar al dólar estadunidense como moneda nacional; la creación de monedas únicas, como pasa con el euro en la Unión Europea o bien con el rand sudafricano que es la divisa común en Sudáfrica, Namibia, Lesoto y Esuatini; y de manera más reciente, el surgimiento de monedas virtuales o criptomonedas.

Consulta el artículo en PDF aquí.