ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN

I'm a title. ​Click here to edit me.

Who are these “women in diplomacy” we think about on June 24?

Who are these “women in diplomacy” we think about on June 24?

Thanks to a resolution adopted by the United Nations General Assembly last Monday, on June 24 each year we will have the opportunity to commemorate the International Day of Women in Diplomacy. The resolution was co-sponsored by 191 member states, and was introduced by Her Excellency Ms. Thilmeeza Hussain, Permanent Representative of the Maldives to the United Nations. She referred to this new commemoration as “as an annual opportunity to reflect on the challenges faced by women diplomats and actions that can be undertaken to achieve the goal of women’s full, equal, effective and meaningful participation in diplomacy.” Many speeches and editorials we’ve read about women in diplomacy focus on the advantages of including female diplomats in negotiations for peace, development and human rights. Once again, the presence of women in a professional setting -this time, in Diplomacy- seems to need a sound justification. We believe we don’t need to justify or prove anything beyond recalling that women constitute more than half of the world’s population and gave birth to -and remain the main caregivers to – everyone on earth. Women belong in any profession, activity and lifestyle they choose. It’s called autonomy, and women have been fighting for theirs since the 19th century, preparing the way for a broader spectrum of battles towards equality and human dignity for other groups as well. Many examples of distinguished female diplomats can and will be brought up on June 24. But turning this day into a self-congratulatory commemoration of the “Top” women in diplomacy would miss the resolution’s objective for two reasons: Firstly, the preamble to the resolution acknowledges both the contributions of women to diplomacy, and also their underrepresentation. Commemorating the 24th of June by either justifying the presence of women in diplomacy (an exercise that we have never seen in the case of men), or only mentioning women who already form part of diplomatic leadership, is redundant. Secondly, the resolution is calling for change. We need to promote the full participation of women at every level of the profession, including the role of non-traditional diplomats who come from other sectors such as NGOs, foundations, local governments and private companies, whose activities influence decisions related to international policy and international development. As on the 8th of March, the first pertinent question is why are women excluded and/or underrepresented in certain settings of public life? The second is what do we have to modify to achieve equal representation and participation of women - in this case in diplomacy. This International Day is an invitation to reflect on those questions, not to patronize us by celebrating exceptional individuals we already know about (no mansplaining on June 24, please!). Female diplomats are more privileged than many other women. But they are also vulnerable due to the exceptionally nomadic exigencies of their profession. Female diplomats can be subject to all kinds of violence and hardships in their work and in their homes, very often without being able to count on any social – or institutional - network to support them through those challenges. Moreover, their country’s laws sometimes cannot protect them effectively due to their exceptional lifestyle. Some foreign services have developed mechanisms for their protection, but the norm remains that (female) diplomats are an exception for any rule. This becomes dreadfully complicated when female diplomats have children – particularly if the relationship with the father comes to an end, which is not uncommon. In such cases, serious problems remain unaddressed, such as custody, responsibility for childcare, or the effects on the mental health of women and the children under their care. We should also remember that ‘women in diplomacy’ must include those who accompany their diplomat partners on their missions. These women assume the responsibility for the household and create often invaluable local social networks, granting their partners the freedom to focus on their work and shine in the various fora or diplomatic receptions on which their career development often depends. Not all female diplomats get a partner that is willing to do the same. As their partner’s dependents in a foreign country – holding a diplomatic visa that limits the scope of their economic activities, and often having to deal with unfamiliar local cultures and languages – these women’s autonomy is curtailed, making them even more vulnerable to economic violence. Their vulnerabilities are difficult to address even through legal means. Their realities have never been told and their stories and contributions to diplomatic history are essential, but rarely recognized. June 24, then, is not only for the few women diplomats who, somehow, made it to the top. Although inspiring, their stories do not always reflect the experiences of most women in diplomacy. June 24 is for women who want to become diplomats but whose families or romantic partners discourage them to try, because moving will affect their partner’s professional career or will tamper with their ability to care for their children. It is for the female aspirants that get questions like: “Are you married?” “Do you have children?” “How are you going to make your personal life compatible with your career?” during their interviews in selection processes. June 24 is for the female diplomats that found love during their careers, sometimes in a colleague, and end up sacrificing their own career for the relationship. June 24 is for those women who are passed over for promotion while a male colleague with less experience and demonstrably fewer achievements is elevated twice as fast. June 24 is for those women that bring their children with them - even without any support from partners, family, or social networks - and endure the hardships of that double responsibility; or those that do so after surviving domestic violence. June 24 is for the women that deliver for their governments and their fellow citizens in embassies and consulates around the world, without being seen or considered by the same society they serve. June 24 is also for the female partners of male diplomats, those women that enable men to get ahead in their careers, by suppressing their own possibilities for personal, economic, or professional autonomy. To all of them: Let’s remain hopeful. June 24 is about you. Dalya Salinas Pérez, Carolina Sheinfeld, Rocío Cañas and Trinidad Saona, members of the Gender Alliance (Taskforce in Care & Diplomacy) Dalya Salinas Pérez Internacionalista y diplomática. Cursó la licenciatura en Relaciones Internacionales y tiene una maestría en Gestión de la Comunicación Internacional. Desde hace 15 años, se desempeña como servidora pública en el Servicio Exterior Mexicano e integrante de la Gender Alliance.

¿Importa el medio ambiente en las elecciones legislativas de Estados Unidos?

¿Importa el medio ambiente en las elecciones legislativas de Estados Unidos?

Colaboración publicada originalmente en El Economista. La respuesta es inmediata: no a todos los ciudadanos les importa igual y, aún entre aquellos a los que les preocupa, hay diferencias de forma y de fondo. En materia ambiental y combate al cambio climático, la opinión de quienes votan en la democracia más importante del mundo es relevante porque, las tendencias sociales y políticas que ahí cristalicen, acabarán ocurriendo en muchas otras partes del mundo. Sin Estados Unidos impulsando decisivamente estos temas, la agenda internacional medioambiental enfrentaría (como lo hizo durante la administración de Donald Trump) un camino cuesta arriba. Este año es de elecciones intermedias y las cosas no parecen pintar bien para el partido del presidente Joe Biden. Actualmente, el control del Congreso depende de unos pocos legisladores que le dan la mayoría al partido demócrata y los distritos que pueden decidir el balance de poder en noviembre próximo son altamente competidos, con opiniones divididas sobre el cambio climático, la regulación de las emisiones de carbono, los impuestos verdes, los incentivos a la industria de vehículos eléctricos entre muchos otros. Aún con un demócrata en la Casa Blanca, el margen de acción en materia climática de Estados Unidos se vería limitado sin la cooperación de la rama legislativa. Con base en datos del programa de comunicación del cambio climático de la Universidad de Yale, desagregados al nivel de los 435 distritos electorales federales, fue posible modelar las preferencias electorales de la ciudadanía estadounidense respecto de temas ambientales. Los resultados son fascinantes: los distritos ganados por demócratas (azules) se correlacionan fuertemente con el reconocimiento de que el cambio climático es causado por la acción humana (no hay sorpresa ahí) y los ganados por republicanos (rojos) tienden a negar la existencia del fenómeno ambiental por completo. Sin embargo, hay un grupo nutrido de distritos “morados”, altamente competidos, que tienen opiniones mixtas sobre los impuestos a las emisiones de dióxido de carbono, los subsidios a energías limpias y la extracción de petróleo. Este último tema es particularmente llamativo porque, mientras una mayoría sólida de personas en ambos partidos está en contra de perforar pozos petroleros en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico (que es tierra federal, no del estado de Alaska) el consenso es mucho menos claro en el caso de nuevos pozos en aguas profundas en las costas (ya nadie recuerda el incidente Deepwater Horizon). Aquí se enfrentan el idealismo ambientalista con las imperativas económicas de las y los ciudadanos encuestados, las tensiones internacionales recientes han fortalecidos a estas últimas. Hay casos extremos, como el distrito 14 de Georgia, que es justamente uno de los más conservadores en el país y cuya representante es la polémica Marjorie Taylor Greene. No sorprende que la mayoría de sus ciudadanos favorezca la perforación petrolera en toda circunstancia y que esté en contra de cualquier acción presidencial para combatir el calentamiento global. También hay casos atípicos, de esos que desafían las tendencias. Se trata del distrito 27 de Florida que circunscribe una parte importante del condado de Miami – Dade y el 11 de Nueva York que abarca Staten Island. Ambos son representados por republicanos, pero sus residentes exhiben un fuerte apoyo a las políticas medioambientales del gobierno federal. Las dos zonas geográficas fueron golpeadas por fenómenos climáticos durante los últimos diez años, hecho que explica esta peculiaridad estadística y atisba la esperanza para la despolitización del tema ambiental. Un dato para ser optimistas: sin importar la preferencia partidista, más de la mitad de la ciudadanía reconoce la realidad del cambio climático. ¿El problema? El consenso aún no llega a todas las esquinas del mapa político. Jesús Isaac Flores Castillo Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITAM y maestro en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha trabajado en el sector público como asesor legislativo, en la academia como investigador invitado y en el sector privado como gerente de comunicaciones de Linio Latinoamérica. Ha sido comentarista invitado como experto en temas internacionales en la radio en y en televisión local. Participó en el North American Forum de Ottawa en 2018. Es Miembro de la Asociación Internacional de Estudiantes de Ciencias Económicas y Comerciales (AISEC) y de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales (AMEI). Actualmente es coordinador general adjunto de Voto Informado.

Escuelas vacías, casas sin pan: Afganistán bajo los talibán

Escuelas vacías, casas sin pan: Afganistán bajo los talibán

Colaboración publicada originalmente en El Economista. Tras la retirada de las fuerzas militares estadounidenses y de la coalición internacional el pasado agosto de 2021, los talibán avanzaron hacia Kabul, la capital del país y retomaron el control del gobierno, al tiempo que el presidente Ashraf Ghani se refugiaba en Emiratos Árabes Unidos y el aeropuerto de Kabul colapsaba ante las miles de personas que en condición dedefensoras de derechos humanos, periodistas, fixers, traductores al servicio de las fuerzas militares extranjeras o simplemente civiles y mujeres intentaban huir para salvaguardar sus vidas de las represalias de los talibán, en tanto que las prohibiciones, represión y autoritarismo de su gobierno de finales de los años 90 permanecían en la memoria colectiva de la población. Frente al ascenso talibán, Estados Unidos y los donantes internacionales congelaron los fondos de divisas acumulados durante los últimos 20 años. Reservas que no se encontraban en el Da Afghanistan Bank (Banco Central de Afganistán) sino que estaban depositadas en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York; según el Fondo Monetario Internacional (FMI), ascendían a 9.760 millones de dólares para el año 2020, de los cuales, 2 mil millones de dólares se encontraban repartidos en instituciones financieras del Reino Unido, Alemania, Suiza y los Emiratos Árabes Unidos. La congelación de este dinero provocó la falta de liquidez y la caída libre de una economía dependiente en un 75% de la ayuda extranjera. La alta inflación, la pérdida de empleo y la escasez de efectivo ha ocasionado que el 98% de la población no pueda acceder a los alimentos y servicios básicos. Esta situación se ha agravado por los bajos niveles de comercio, el intenso invierno y una producción agrícola devastada por la peor sequía en décadas. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) 24,4 millones de afganos padecen inseguridad alimentaria grave y 9 millones están en riesgo de hambruna. A pesar de esta situación, Joe Biden presidente de Estados Unidos emitió una orden ejecutiva para que la mitad de los fondos congelados se destinen a las víctimas del 11/S de 2001 a modo de compensación y mantener retenido, hasta nuevo aviso, el dinero restante correspondiente a la ayuda humanitaria. Esta decisión ha sido duramente criticada por defensores de derechos humanos y por la diáspora afgana quienes se preguntan por qué las vidas de la población civil afgana deben seguir siendo sacrificadas por las acciones de los talibán, además consideran que ese dinero pertenece al pueblo afgano y no únicamente al gobierno en turno. Por su parte, Shaharzad Akbar, ex presidenta de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán señala que no debe perderse de vista que cualquier envío de dinero debería ser a cambio de que los talibán reconociesen los derechos civiles y políticos de las mujeres; derechos a la educación y al trabajo que fueron sepultados desde el pasado mes de agosto. Desde entonces, las mujeres tienen prohibido continuar con su educación secundaria y según las defensoras Sahar Fetrat y Heather Barr, aquellas jóvenes de la provincia de Balkh, norte de Afganistán, que excepcionalmente han podido seguir estudiando están obligadas a obedecer duras normas de vestimenta. Solo una minoría de mujeres trabajan en el ámbito de la educación y la sanidad, el resto han sido relegadas a lo doméstico. Esto ha movilizado a las mujeres quienes al grito de “pan, trabajo, libertad” protestan en las calles a pesar de las amenazas y desapariciones que han sufrido a manos de los talibán. Decididas a no dar tregua en la lucha por recuperar sus derechos, las mujeres son la única luz que ilumina el Afganistán dolido, empobrecido y quebrantado por tanta violencia. Cristina de Lucio Atonal Es politóloga por la Universidad Autónoma Metropolitana, maestra en Estudios de Asia y África especialidad en Medio Oriente por El Colegio de México y actualmente doctoranda en el Departamento de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid. Es autora del capítulo “Irán frente a los dilemas del conflicto afgano: alianzas y contrapesos” y del artículo Jineolojî: pensamiento crítico y prácticas emancipadoras desde el Kurdistán. Su tesis de maestría se tituló Afganistán entre palabras y misiles. Intervención extranjera, inseguridad y crisis socio-política 2001-2017. Se interesa por el análisis de las múltiples expresiones de violencia, las relaciones entre cuerpo, poder, dominación y resistencia, así como, los procesos de organización de las mujeres en contextos de violencia.

Gira presidencial

Gira presidencial

El presidente de México inicia su tercera gira al exterior. Atípico para un mandatario que tradicionalmente realizaba una gira por América Central como presidente electo. Si no hubo un diagnóstico claro de México en Centroamérica y Cuba desde el inicio de la administración, será difícil encontrar una ruta de Estado para una región estratégica para el gobierno y para empresarios mexicanos que han hecho del mercado centroamericano un ensayo para expandirse a otras regiones del continente o del mundo. ¿Qué espera el gobierno mexicano de Centroamérica cuando niega el pasado inmediato? Imposible que López Obrador se retraiga del esfuerzo negociador mexicano en el Grupo Contadora durante las guerras civiles y amenazas de Washington de una invasión a la Nicaragua sandinista. Los Acuerdos de Paz de Chapultepec en 1992 para El Salvador, honran el esfuerzo histórico que edificó con valentía y decisión la diplomacia mexicana para resguardar los intereses nacionales de México frente al fuego en el Sur. El temor de que la chispa de la insurrección centroamericana brincara a territorio mexicano en sus estados sureños, con más desigualdad que la de varias repúblicas del Istmo, era una tarea de realismo político y prevención. ¿Qué esperar por ejemplo en El Salvador que ahora está en estado de excepción y cuyo líder ni por asomo recordó la firma de la paz hace 30 años? Si en la diplomacia “la forma, es fondo”, obviar Managua en el viaje puede ser un mensaje claro de México al régimen del matrimonio autárquico nicaragüense o bien se acordó “tras banderas” con el orteguismo no pisar la patria de Rubén Darío para no contaminar la agenda interna ya polarizada. El misterio quedará más allá de que invoque López Obrador la No intervención y Autodeterminación, principios que aún no estaban en la constitución cuando López Portillo intervino en favor del sandinismo rompiendo relaciones con la Nicaragua de la dinastía Somoza. Con decoro diplomático se puede administrar una relación, pero con un alto nivel de embajadores se envía un mensaje estratégico. Salvo La Habana, no ha sido el caso con los jefes de misión en las capitales que visitará López Obrador. El Servicio Exterior Mexicano ha sido relegado por cartuchos de militancia obradorista que cubren sin más su misión. México tiene una vecindad con poco más de 1200 kilómetros selváticos con Guatemala y Belice. La porosidad ancestral de la frontera y la incapacidad de afianzar la legítima autoridad del Estado mexicano en su territorio ha convertido en una zona cero de tráfico humano, contrabando de lo que sea y sitio con el narcotráfico tronando los dedos a los pobladores. Si antes la amenaza de violencia era de Centroamérica a México, hoy es al revés, pero reforzada por carteles mexicanos y un muro humano con uniforme de Guardia Nacional en el Istmo de Tehuantepec que frena a los migrantes. El narco como amenaza al delicado tejido social y a la democracia tiene en Honduras a un expresidente extraditado a la Unión Americana por sus ligas al narcotráfico mexicano. La paz no se hace sólo desarmando fusiles sino saldando la deuda de desarrollo. El fenómeno migratorio, catalizador que por medio de las remesas procedentes de Estados Unidos es un bálsamo frente a familias divididas y economías primarias. Los programas lopezobradoristas “Sembrando vida” o “Jóvenes construyendo el futuro”, son loables, pero se exige más del reto que sin duda involucra a Estados Unidos, corresponsable histórico del rezago regional. El nudo migratorio atropella la congruencia de México en no dar a centroamericanos lo que se exige al vecino del Norte. En un escenario de renovación del Capitolio en Washington y de un peligroso retorno de Trump a la Casa Blanca, construir escenarios y alianzas es un deber de Estado. La crisis migratoria, el efecto del cambio climático en el agro y desastres naturales, la violencia criminal y democracias sin consistencia, pero con luces de legalidad que en Guatemala, El Salvador y Honduras han procesado a ex presidentes, son un abanico de retos para México y la región. Ojalá haya luces en la gira presidencial, pero es difícil ser optimista si se habla de la falacia del “hermano mayor”. Pasan los años y mexicanos y centroamericanos seguimos siendo vecinos con una retórica desgastada que esconde las potencialidades para escribir juntos un nuevo derrotero, porque si “geografía es destino” para el Norte, también es para el Sur y la tercera frontera, el Caribe. Juan-Pablo Calderón Patiño Es licenciado en Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana y tiene estudios de postgrado en El Colegio de Veracruz y la Universidad de Buenos Aires. Realizó su práctica profesional en la Embajada de México en la exYugoslavia. Tiene diversas publicaciones como colaborador invitado en Este País, Reforma, El Financiero, la edición electrónica de Foreign Affairs Latinoamérica y en la Fundación Ortega y Gasset. Participó en diversas tareas en los órganos de Gobierno en el Congreso de la Unión, destacando la organización y el trabajo de apoyo para la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea. Desde hace una década trabaja en la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Ante las grandes tormentas económicas, evitemos el naufragio

Ante las grandes tormentas económicas, evitemos el naufragio

Texto presentado originalmente en el Foro Jesús Silva Herzog Flores, el jueves 7 de abril de 2022. El título de mi plática pretende ser provocador y propositivo: Primero, realizar un diagnóstico de las graves tempestades económicas que nos amenazan, quizá las mayores durante un siglo: producto de factores externos y también desatinos de políticas internas. En segundo lugar, ¿qué podría hacerse para evitar el naufragio? ¡En casi todos los “movimientos ciudadanos” han faltado propuestas! Me hago la pregunta, si estuviera platicando con el Lic. Jesús Silva Herzog, ¿qué opinaría?… Si surgen problemas más serios, como lo planteo en uno de mis escenarios, cuánta falta nos hace su presencia. Consulta el artículo en PDF aquí.

La entrevista

La entrevista

Colaboración publicada originalmente en El Economista. La tragedia es monumental. La mayor parte de sus habitantes no han muerto en el campo de batalla sino en torturas. Los niños mueren congelados escondidos en sótanos y los ancianos no tienen que comer. “La verdadera victoria para Ucrania llegará sólo cuando los invasores sean juzgados, declarados culpables y sentenciados”. Así lo admite su presidente Volodímir Zelensky, en una reciente y reveladora entrevista a la legendaria publicación bostoniana -fundada en la primavera de 1857- The Atlantic, realizada por la reconocida periodista Anne Applebaum y el editor en jefe Jeffrey Goldberg. La entrevista se desarrolla en el contexto de una tensa calma en tierra arrasada. Los ataques han escalado en la zona este del territorio. El presidente está visiblemente cansado y se le percibe tranquilo, pero no puede ocultar una profunda preocupación. “Todavía no es el tiempo de la victoria y tenemos una ventana de oportunidad muy pequeña”, responde sobre la perspectiva de paz en el futuro próximo. De acuerdo con los periodistas, el edificio en Kiev donde se llevó a cabo la plática estaba prácticamente a oscuras. Fue en la tarde-noche y los soldados los condujeron con linternas a una habitación cerrada y secreta. El escudo nacional de Ucrania a espaldas del mandatario y las banderas del país son el único ornamento. En la mesa tres teléfonos y dos libros. Zelensky transmite confianza y calidez. “Es una especie de anti-Putin, un hombre común que carece de la solemnidad propia de los líderes en esa parte del mundo” advierten los cronistas. Es un presidente judío en una nación mayoritariamente católica. “Tenemos a dirigentes faraones en países vecinos” (es probable que se refiera a Alexander Lukashenko, el presidente biolurruso, a quien los ucranianos ven como faraón adjunto de Putin). “No entiendo como la Federación Rusa con la comunidad ortodoxa más grande del mundo esté matando gente en estos días santos, es paradójico”, y reflexiona si aún estamos en tiempos en los que sea posible asociar religión y moral. El líder explica que su relación con Rusia se interrumpió en 2014 y los canales de diálogo político se endurecieron de un día a otro. Por su parte, “los medios de comunicación independientes están totalmente controlados y se manipula de tal manera la información que en Rusia reseñan que aquí tenemos armas biológicas, palomas asesinas -supuestamente atacando aviones rusos- y que nos comemos a la gente”, subraya. “Resulta fundamental romper la barrera de información rusa y que además admitan su culpa, así funcionó en Alemania después de la última Guerra Mundial”. Comparte que líderes mundiales le hablan para deliberar sobre el armamento requerido. Cada día Ucrania requiere de 200 a 300 vehículos blindados y Washington ha sido su principal abastecedor de armas. A lo largo de la entrevista muestra sus dotes para la espontaneidad, la ironía y el sarcasmo. “Creo que cualquier persona no podría vivir en la inexplicable adversidad y ante una presión brutal sin el antídoto del humor”. “Putin le teme al humor porque éste delata las verdades más profundas”, apunta. El presidente está decidido a mostrar una imagen de una Ucrania moderna y liberal. Sostiene que “Estados Unidos, Gran Bretaña y los países de la Unión Europea siempre han sido escépticos de nuestro desarrollo, de nuestra europeidad, pero ahora nos ven como iguales”. Respecto al papel de Naciones Unidas en la defensa de Ucrania -uno de sus Estados Miembro- es escéptico y hace una mueca tragicómica a sus invitados de The Atlantic. “Debiera existir una lista de violaciones de derechos humanos o crímenes de guerra que desencadenen respuestas automáticas”, añade. “Lo mejor que hizo Winston Churchill para ganar la guerra fue hablar de ella”, declaró en alguna ocasión Clement Attle, primer ministro británico. Volodímir Zelensky ha hecho uso de la efectiva arma del mensaje oportuno y de su capacidad comunicadora. También el humor le ha sido útil al inesperado héroe de la resistencia ucraniana, ese “cuya dosis mide la potencia intelectual de un hombre ante la fatalidad”, diría Nietzsche. Alejandro Guerrero Monroy Director del Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero del Instituto Nacional Electoral. Fue Asesor de la Presidencia de la Comisión del Voto en el Extranjero y de la Presidencia de la Comisión del Registro Federal de Electores al interior del Consejo General del INE y también Asesor de Consejero Electoral del IFE para el Sufragio Extraterritorial. Previamente fue Coordinador del Centro para la Responsabilidad y Sustentabilidad Empresarial de la Universidad Anáhuac y fungió como Secretario Técnico en la Dirección Corporativa de Administración de Petróleos Mexicanos. En el ámbito docente, imparte las asignaturas Mercadotecnia Política, Gobierno Corporativo y Gestión Directiva de la Responsabilidad Social en la Universidad Anáhuac, donde ha recibido en cinco ocasiones el reconocimiento Excelencia Docente. Es colaborador en medios de comunicación como Excélsior, El Universal, Reforma, ADN Político, CNN y la Revista Pluralidad y Consenso del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Energía y Arbitraje de Inversión: Probando Terrenos Pantanosos

Energía y Arbitraje de Inversión: Probando Terrenos Pantanosos

Colaboración publicada originalmente en El Economista. El arbitraje de inversión ha fungido como el remedio (económico[1]) principal de inversionistas extranjeros para dar certidumbre a las inversiones que realizan en otros Estados, como una medida “asimétrica” para mitigar el riesgo natural de inversionistas que deciden realizar inversiones en un Estado sede que no es el propio. México no ha sido la excepción a esta regla, al ser parte del Convenio del CIADI[2] (desde 2018) y de más de 30 acuerdos de promoción y protección recíproca de inversión. En estos se incluye el capítulo 14 del T-MEC, que contempla un mecanismo de solución de controversias inversionista-Estado (solamente aplicable a Estados Unidos y México) con reglas especiales para ciertas actividades energéticas consideradas como “sectores cubiertos”, como la posibilidad de hacer reclamos por expropiación indirecta y no tener que agotar recursos locales para poder acceder al mecanismo. El sector energético es uno de los más activos en cuanto a casos de inversión se refiere, dado su papel estratégico en la economía, el rol del Estado como regulador y los montos de inversión requeridos para desarrollar dichas actividades. El terreno en el que estos casos son resueltos puede describirse como “pantanoso”, no tanto por su proceso (que es tardado) sino por su resultado: generan contingencias para las finanzas públicas, afectan la certidumbre de inversiones presentes y dificultan la llegada de futuras inversiones necesarias en este sector clave. Ejemplos de esto incluyen: (i) Stati v. Kazajistán, donde se ordenó pagar al Estado kazajo US $500 millones derivados de la cancelación de contratos de exploración y producción de hidrocarburos (por violación al estándar de trato mínimo); (ii) Perenco v. Ecuador, derivado de la intención del gobierno ecuatoriano de renegociar los términos de contratos de exploración y producción de hidrocarburos para hacerlos equitativos mediante decreto, lo que resultó en el pago de daños por expropiación indirecta y violación a trato mínimo por US $ 416 millones (acumulado al reclamo de al menos 2 inversionistas extranjeros adicionales que promovieron reclamos contra esta medida); (iii) 9REN v. España, donde se determinó que ciertas reformas al otorgamiento de incentivos económicos a inversionistas en el sector de energía renovable era violatoria del estándar de trato justo y equitativo, ordenándose el pago de un monto de US $40 millones por daños (el monto de la contingencia se fue acumulando derivado de una ‘cascada’ de casos derivados de estas medidas); y (iv) CEF Energia v. Italia, donde se determinó el pago de daños por un monto de US $9.6 millones, derivado de la eliminación de incentivos tarifarios para proyectos fotovoltaicos, violando el estándar de trato mínimo (al igual que en el caso de España, la cantidad de reclamos derivados de esta medida fue amplia). Estos casos, además de su relevancia internacional, pueden encontrar eco en la narrativa local pues las medidas adoptadas por el Estado anfitrión (y/o los motivos que las originaron) pueden sonar familiares: “cancelación” y “renegociación” de contratos, “reformas” para el reparto “equitativo” de utilidades y “eliminación de incentivos” a energías renovables. Cabe señalar que no en todos los casos de inversión en materia energética se ha resuelto en favor de los inversionistas (en especial ante reclamos de expropiación directa o indirecta). Por ello, las formas y contenido de las medidas que se van adoptando, así como el contenido de los tratados de inversión aplicable, son de gran relevancia. En el caso de México, a pesar de que se tiene amplia experiencia en arbitrajes de inversión (más de 30 casos), su participación en arbitrajes derivados de medidas (directamente[3]) adoptadas en materia energética no ha sido evaluada sino hasta recientemente. Esto obedece a dos factores principales: (i) la reciente apertura del sector en 2013, y (ii) decisiones recientes de política energética encaminadas a fortalecer a empresas productivas del Estado. Ciertas medidas han encontrado “freno” en tribunales federales; sin embargo, el riesgo de que se analicen a la luz de protecciones internacionales cada vez es mayor. Para muestra: la reciente notificación de arbitraje por parte de Monterra Energy por un monto de US $667 millones, derivado de la clausura de instalaciones de almacenamiento de petrolíferos. Es inevitable que el Estado mexicano entre al “terreno pantanoso” del arbitraje de inversión energético (y natural, inclusive, dada la apertura del sector a inversión extranjera); sin embargo, esto le supone un nuevo reto o deber: que sus medidas energéticas sean emitidas a la luz de estándares y compromisos nacionales e internacionales (y no mediante falsis principiis proficisci legales [in]advertidos), que le permitan enviar (o mantener) un mensaje de estabilidad y certidumbre en cada una de sus decisiones. No obstante, para cumplir con este deber México se encuentra en una posición única que le beneficia: conoce las experiencias internacionales que le pueden ayudar a evitar que el pantano obstaculice su desarrollo energético. Al tiempo. [1] La aclaración es tan importante como el remedio, pues el resultado buscado es el pago de daños y perjuicios, no así la reversión o nulidad legal de la medida adoptada por el Estado anfitrión.
[2] Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de otros Estados.
[3] Casos como PACC v. México (Caso CIADI No. UNCT/18/5) y Odissey v. México (Caso CIADI No. UNCT/20/1) pueden considerarse como indirectamente relacionados con el sector energético, por tratarse de casos relacionados con servicios marítimos de exploración y producción de hidrocarburos, así como explotación de concesiones mineras. Bernardo Cortés Araujo Abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con más de 12 años de experiencia nacional e internacional en transacciones de energía y recursos naturales. Su práctica abarca estructuración de proyectos y resolución de controversias, enfocadas en petróleo, gas y electricidad. Su experiencia internacional abarca proyectos energéticos en América Latina y África. Actualmente se desempeña como socio en la firma Cortés Quesada Abogados.

Tik Tok, el refugio de las fake news en la guerra

Tik Tok, el refugio de las fake news en la guerra

Colaboración publicada originalmente en El Economista. La desinformación y la propagación de noticias falsas destinada principalmente a audiencias jóvenes han encontrado resguardo en TikTok. Hoy, la aplicación cuenta con más de mil millones de usuarios. Desde el comienzo del conflicto entre Rusia y Ucrania, cientos de miles de videos en todo el mundo se han subido a la aplicación. La revista The New Yorker, ha denominado este fenómeno como “la primera guerra TikTok del mundo”. Esta aplicación se ha colocado como la principal fuente de información entre los jóvenes. Según datos de Statista, el 53% de los creadores de videos en TikTok en el mundo tienen entre 18 y 25 años de edad (2021). En EEUU, los usuarios entre 10 y 19 años representan el 25% según la misma fuente y según Bloomberg, aproximadamente el 30% de los usuarios franceses son menores de 18 años, al igual que un tercio de los usuarios italianos y casi una cuarta parte de los usuarios alemanes. Un estudio realizado por NewsGuard, una plataforma de periodismo y tecnología especializada en combatir la desinformación y las noticias falsas, ha revelado que TikTok ha estado exponiendo y proporcionando desinformación sobre la guerra a los nuevos usuarios en cuestión de minutos, incluso, sin buscar contenido relacionado con la guerra entre Rusia y Ucrania. En un momento en que la disputa mediática y propagandística son tan importantes como la disputa bélica, la información como las plataformas para su difusión se tornan claves. El algoritmo busca que los usuarios se mantengan en la aplicación el mayor tiempo posible por lo que el filtro “Para ti” dentro de de la aplicación, se convierte en un terreno fértil para la difusión de fake news. Entre las afirmaciones falsas más virales que encontró el estudio realizado por NewsGuard, fueron que “Ucrania está dirigida por una junta neonazi”, que “EEUU tiene laboratorios de armas biológicas en Ucrania”, que “Vladimir Putin y Rusia no son los agresores en este conflicto y que EEUU orquestó la revolución de 2014 en Ucrania”, que “las fuerzas estadounidenses están en camino a Ucrania” y las imágenes del “Fantasma de Kiev” derribando seis aviones rusos, cuando en realidad se trataba de imágenes obtenidas del videojuego Digital Combat Simulator. Tras su papel en el actual conflicto, el escrutinio sobre TikTok aumentará considerablemente, como lo fue con Facebook de Marck Zuckenberg por su papel en los comicios presidenciales en EEUU en 2016 y el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea en 2016, el Brexit. TikTok ha estado bajo presión por parte de legisladores estadounidenses y los funcionarios ucranianos para frenar la información errónea rusa sobre la guerra, especialmente de medios patrocinados por el estado ruso, como Russia Today y Sputnik. Si bien aseguran que destinan cada vez más recursos a monitorear contenido engañoso sobre la guerra, la naturaleza de su algoritmo obstaculiza esto. TikTok es propiedad de ByteDance, un conglomerado de internet chino y el gobierno chino cuenta con una participación del 1% y uno de los tres puestos en su directorio. Sin embargo, TikTok no está disponible en China y la versión con la que se hace presente en ese mercado es Douyin, un servicio similar pero que prohíbe contenido “sensible” debido a leyes y regulaciones en China que restringen una amplia gama de contenidos, como lo documentó un estudio de la Universidad de Toronto, a través de su herramienta Citizen Lab. Bajo este escenario, TikTok censura para el mercado chino y, por otro lado, propaga fake news para el mundo. La democratización de la edición y el contenido ha devenido también en la democratización de las mentiras. Emerson Segura Valencia Actualmente se desempeña como Asesor Parlamentario en el Senado de la República. Anteriormente, fue investigador en el Centro de  Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de la República y también fue Asesor de la Comisión de Relaciones Exteriores, Organismos Internacionales del mismo Senado. Se desempeñó como investigador en el  CII del Instituto Matías Romero de la SRE.  Es egresado de la Licenciatura en Relaciones Internacionales por la UDLA y cuenta con estudios en Análisis Político por el CIDE.

Ucrania: un curso de acción

Ucrania: un curso de acción

Colaboración publicada originalmente en El Economista. Empiezo declarando mi admiración y veneración por el pueblo y la cultura rusa, dueña de varias cimas en el mundo de la literatura, la música, la danza y cuya influencia sabía y melancólica, sigue influyendo en el planeta a pesar de los tiranos que la han gobernado. Digo esto categóricamente porque la propaganda del gobierno ruso actual quiere hacer creer que quienes nos oponemos decididamente a la invasión contra Ucrania, somos por ello, anti-rusos. Nada más alejado de la verdad. Dicho esto, soy de los que creen que México y las y los mexicanos tienen la autoridad y la posibilidad de desempeñar un papel más activo y más decidido en esta hora crítica. Un papel plenamente justificado para condenar e intentar detener o revertir la oprobiosa maniobra del señor Putin en el extremo este europeo. Por historia (nosotros sabemos lo que es una invasión de una potencia extranjera); por principios, ningún país tiene derechos sobre otra nación soberana; por realismo, porque permitir esta invasión o mirar hacia otra parte, es extender una carta de aceptación de las agresiones e intervenciones entre estados y, por mínimo sentido humanitario, pues la cantidad de refugiados, la destrucción y el dolor que Rusia está causando a Ucrania es absolutamente inadmisible para quien quiera decirse civilizado. Por eso, un grupo plural de diputadas y diputados, hemos tratado de movilizar a la Cámara de Diputados de modo que podamos decidir y crear consciencia sobre la grave situación en Ucrania. Esa fue la razón que nos llevó a acercamos a la embajadora de ese país en México, Oksana Dramaretska, para que ella nos narrará de primera mano la situación generada por la agresión y las necesidades de la resistencia en su patria. De allí la presencia de la embajadora en la cámara baja el día 10 de marzo ante un concurrido auditorio de legisladoras y legisladores que pudimos escuchar un testimonio dramático y varias propuestas para encontrar un curso de acción. En primer lugar, romper relaciones con el Kremlin, en el entendido de que presenciamos un quebranto absoluto del orden y el derecho internacional. En segundo lugar, que México se incorpore a la Coalición de Defensa de Ucrania y la Paz para seguir movilizando acciones de distinta índole en todo foro internacional. Y, en tercer lugar, suspender en México las plataformas de noticias falsas o manipuladas que promueve el gobierno ruso en el idioma español. La invasión a Ucrania puede ser el inicio de otra etapa de la historia europea y del mundo porque la invasión rusa está alterando profundamente la convivencia de un continente que ya ha sido el escenario de dos guerras mundiales. La invasión a Ucrania constituye el hecho más grave de las relaciones internacionales de los últimos años y puede estar anunciando la agudización, al punto del militarismo, de los gobiernos autoritarios en el mundo. No podemos ser indiferentes y creo, debemos actuar en consecuencia. Salomón Chertorivski Es licenciado y maestro en economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y maestro en políticas públicas por la Universidad de Harvard. Fue titular de la Secretaría de Salud de su país.​ También estuvo al frente de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México(2012-2017), cuando contendió para la candidatura de la coalición Por La CDMX al Frente. Como catedrático ha colaborado en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), así como en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y en la Universidad Iberoamericana.

Armas y “chocolates”

Armas y “chocolates”

Colaboración publicada originalmente en El Economista. La SRE presentó ante tribunales en EEUU una senda demanda contra 11 empresas de armamento convencional. La demanda no es contra Washington, D.C., sino contra empresas privadas cuyo negocio, lícito en ese país, es producir armas. La cascada de reproches morales hace sentir su brisa y puede nublar la vista por la especialización de esas empresas, que es natural para un país donde estar armado es un derecho constitucional. Si muchos en México han criticado que puedan existir litigios de empresas frente a un Estado, la cancillería mexicana optó por demandar a particulares de otro país en los tribunales civiles del Vecino del Norte. La causa que emprendió la SRE tiene un consenso: buscar la pacificación de México, un país con más desaparecidos y ejecutados que muchos países en guerra. México al ocupar un asiento como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, apoya la pacificación en misiones de paz a ultramar, algunas de ellas, sin el terrible ardor de la violencia mexicana que desde el poder cuesta reconocer. La ola de violencia en México se hace con armas legales o de contrabando y/o de armas lo mismo procedentes de EEUU que de Rusia, Bélgica, Israel, Italia, entre varios países más. Un ex gobernador mexicano apaleado entre la delincuencia organizada y el narcotráfico, dijo que ante el menudo cambio de uniformes, instituciones de seguridad y el fracaso de la militarización de la seguridad pública, que la salida desesperada será llamar a los Cascos Azules de Naciones Unidas… ¿Exageró? Qué cada quién juzgue, pero lo cierto que una última salida así acercaría a lo que escribió Daniel Cosío Villegas en su ensayo “La Crisis en México”, publicado en 1946, en el que menciona lo lamentable que sería que la regeneración del país provenga desde el exterior. El gobierno mexicano estima que son más de 200,000 armas de fuego que entran de manera ilegal al país. El titular de la SRE, Marcelo Ebrard, fue enfático para decir ante el propio Consejo de Seguridad, de la necesidad de “monitorear y prevenir las transferencias ilícitas de armas, el desvío de comercio y el tráfico transfronterizo”. Para ojos de la escuela clásica cometió un error, ir a pedir a un foro multilateral una petición de carácter bilateral, ni más ni menos con la relación más importante para México que es la relación con su principal socio comercial. Antes, la Asamblea General de la ONU aprobó el Tratado sobre el Comercio de Armas en el 2013 que entró el 24 de diciembre de 2014. Para muchos la limitante del Tratado es que no habrá comercio de armas si se comprueba que las utiliza determinado gobierno para un genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra. La dura realidad de México ¿exigiría otra categoría? ¿Y cuando los compradores no son gobiernos nacionales? De acuerdo al Programa de Datos sobre Conflictos de Uppsala (Suecia), 2.436.351 personas murieron en conflictos armados desde 1989 al 2018. Bajo la aritmética del terror mexicano y a la mitad del actual sexenio que ha tenido los años más duros de la violencia, se trazó la estrategia de México contra las empresas referidas. Corresponsabilizar a los fabricantes estadounidenses de armas de la muerte del 70% de ejecutados en México y señalar que “la falta de responsabilidad corporativa” de dichas armadoras” llegó al insulto de crear armas al gusto para el solicitante”, es un riesgo y más cuando es un argumento del gobierno mexicano. Lo inmoral no suma al mundo real y menos en una demanda legal. Lo que es una loable acción de la cancillería puede tener pies de arcilla. El reciente decreto presidencial para regularizar los vehículos de procedencia extranjera, la penosa “regularización de chocolates”, ese bumerán cíclico de cada sexenio que se niega a tomar al toro por los cuernos, vuelve a hacer legal lo ilegal para ser una afrenta a la certeza jurídica. Algunos no han visto o no quieren ver que muchas de esas armas entran a México por medio de esos vehículos, cuya mayoría son desechados por aseguradoras estadounidenses. ¿Vehículos “chocolates” que entran vacíos, sin armas y sin dólares? Las estructuras de seguridad e Inteligencia del gobierno mexicano lo saben. Es difícil pensar que no exista coordinación y flujo de esta información con la Consultoría Jurídica de la SRE. Si de por sí México va contra un monstruo en el que la venta de armamento a nivel global antes de la pandemia tenía flujos por casi 400,000 millones de dólares, de los cuales más de una tercera parte son de empresas de EEUU, las que está demandando México, sería pésimo mensaje y una incongruencia que en territorio mexicano se hace legal un medio de transporte que beneficia a criminales que compran armamento. Eso sin pensar que los que producen armas pueden esgrimir que no es de su competencia la ingobernabilidad y corrupción de las fronteras de México. Alejandro Celorio, Consultor Jurídico de la SRE, ha sido claro al enfatizar que “nuestro objetivo es reducir el número de armas que entran a nuestro país, que se reduzca el poder de fuego del crimen organizado y al hacer esto, las acciones del Estado van a ser mucho más efectivas”, lograrlo exige también detener el contrabando de vehículos “chocolate” que contribuye a transportar parte de esas armas además de la indignidad de convertir a México en el gran chatarral de EEUU. Juan-Pablo Calderón Patiño Es licenciado en Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana y tiene estudios de postgrado en El Colegio de Veracruz y la Universidad de Buenos Aires. Realizó su práctica profesional en la Embajada de México en la exYugoslavia. Tiene diversas publicaciones como colaborador invitado en Este País, Reforma, El Financiero, la edición electrónica de Foreign Affairs Latinoamérica y en la Fundación Ortega y Gasset. Participó en diversas tareas en los órganos de Gobierno en el Congreso de la Unión, destacando la organización y el trabajo de apoyo para la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea. Desde hace una década trabaja en la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Las sanciones contra Rusia y la diplomacia de la coerción: ¿una oportunidad para la paz?

Las sanciones contra Rusia y la diplomacia de la coerción: ¿una oportunidad para la paz?

En semanas recientes las sanciones han acaparado la atención internacional y nacional en el contexto del conflicto entre Rusia y Ucrania. Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, entre otros, han anunciado medidas encaminadas a castigar al gobierno ruso, sus empresas y sector financiero. El Comité Olímpico Internacional (COI) -al igual que diversas entidades de disciplinas como el ciclismo, el baloncesto y otras más-, la FIFA y la UEFA han anunciado sanciones deportivas y prohibiciones para que atletas rusos y sus equipos de fútbol participen en las competencias respectivas. También los países occidentales y empresas como Google y Meta han prohibido la difusión de noticias de los medios de comunicación rusos como Sputnik y RT. El presidente ruso Vladímir Putin ha señalado que las sanciones que le impone Occidente son como “una declaración de guerra.” Y en México, el presidente López Obrador ha dicho que México no se sumará a las sanciones económicas decretadas contra el gigante eslavo. Las sanciones, entonces, son un tema importante en el contexto bélico actual. Tristemente en México existe escasa literatura al respecto, si bien las autoridades nacionales han sido sancionadas en distintos momentos como también han aplicado de manera discrecional estos instrumentos coercitivos en sus relaciones con el mundo. Consulta el artículo en PDF aquí.

El que se mueve sale cardenal

El que se mueve sale cardenal

Colaboración publicada originalmente en El Economista. Este 2022, el Papa Francisco cumplirá 86 años. Para nadie es un secreto: el tiempo de elegir un obispo de Roma se acerca. En los próximos meses y años, se hablará cada vez más del sucesor y no es para menos: la Iglesia Católica se mantiene como un referente que incide en el orden social de varios países y regiones. En pocas palabras: aún importa cuando se elige un nuevo Papa. Las culturas políticas de México y la Santa Sede comparten la tradición de advertir sobre los movimientos anticipados en la sucesión: “el que se mueve no sale en la foto”, “entrar Papa [al cónclave] y salir cardenal”. Pero también es un hecho que especular sobre “papables” y “presidenciables” es igual de importante. Si bien no es momento de barajar nombres, porque el que se mueve… sale cardenal, sí sería prudente comenzar a describir los mecanismos y circunstancias que envolverán la sucesión de Francisco. El primero es el órgano elector y las “leyes electorales” del Vaticano. Se requiere una supermayoría de dos terceras partes de los cardenales con derecho a voto para elegir a un nuevo Papa. En teoría, esto fomenta la construcción de grandes acuerdos alrededor de un candidato “aceptable” que mantenga la unidad de la Iglesia en la pluralidad de sus corrientes. Sin embargo, el Colegio Cardenalicio se compone de miembros nombrados directamente por el Papa en turno, quien puede nombrar tantos como desee. Esto le da una ventaja en el proceso sucesorio, pues puede manipular al electorado en favor de sus propias preferencias. Así, en ocho años, Francisco ha nombrado casi 60% de los cardenales con derecho a votar. Por ello, creo que podremos esperar una elección rápida y tersa, como ha ocurrido desde 2005 con la elección de Benedicto XVI. Un segundo punto tiene que ver con la edad. Un papa joven es más poderoso que uno de edad avanzada, dado que tiene más tiempo para echar a andar sus acciones (Juan Pablo II es un gran ejemplo). A menos que los cardenales decidan que se necesita un Papa especialmente fuerte, con un gran margen de acción temporal, lo más probable es que el sucesor sea un cardenal que supere los 70 años. Otra decisión que deben tomar es si abren el papado a sociedades con una tradición católica reciente o minoritaria, como África, Asia u Oceanía. Francisco ha dado mayor peso a los cardenales del mundo en desarrollo, lo que podría favorecer la llegada de otro Papa no europeo. Tercero, hay que considerar la fuerza de ciertas iglesias nacionales representadas en el cónclave, ya que pueden actuar como puntos de veto. Italia y Estados Unidos llaman la atención: son los dos países con mayor número de cardenales electores, además de ser dos iglesias con recursos considerables. Del mismo modo, y como nunca, América Latina (22 cardenales), África y Asia (ambas con 15 cardenales) están en posibilidad de avanzar las agendas materiales y espirituales de sus regiones, que deben tomarse en cuenta para delinear la diplomacia vaticana y el gobierno interior (está, como ejemplo, el último sínodo sobre la Amazonía). Finalmente, la sucesión marcará desde, mi punto de vista, la consolidación del papado del siglo XXI: un Pontífice con menos control sobre la jerarquía eclesiástica; más proclive a gobernar de manera colegiada (mediante las asambleas de obispos) y necesitado de rectificar los viejos equilibrios de poder con respecto de las mujeres, los laicos y las iglesias nacionales. No obstante, dichos cambios se atisban ciertamente lentos. Mauricio Rodríguez Lara Internacionalista por El Colegio de México, candidato a maestro en Ciencia Política por el CIDE, consultor en comunicación política y asuntos internacionales.